Estoy en Estados Unidos recuperando recursos para seguir a mi próximo destino que es Costa Rica. Hace una semana recibí el e-mail más inesperado: mi compañero de vida compró un pasaje sólo de ida para encontrarme en el país centroamericano y seguir este camino juntos. Estaba desbordada de emociones, no lo podía creer…lo llamé llorando de alegría, le agradecí, volví a llorar, me sentí la persona más feliz del mundo.

Viajar sola

Unos días después, cuando la emoción del momento empezó a decaer cual pendiente de campana Gaussiana me di cuenta de lo distinto que iba a ser mi viaje en adelante porque, para cuando nos unamos en esta vida nómada, ya va a hacer un año que viajo sola.

¿Sola? Si…sola. Ésta loca viaja sola.

Hoy puedo recordar con gracia las caras desorbitadas de la gente cuando me preguntan qué estoy haciendo y con quien viajo y les digo que estoy sola. Oficiales de aduana, compañeros de trabajo, gente que descubre mi acento foráneo; en todos los países por los que paso la pregunta surge más de una vez y la respuesta no deja convencidos a los más conservadores, a aquellos que no imaginan porqué una mujer se expondría a semejante situación. Me pregunto si un hombre que viaja solo se enfrenta a las mismas miradas.

Pienso “tengo que escribir sobre esto” y después me digo “no, es un tema trillado”. Y si, es un tema trillado, pero evidentemente no nos está entrando en la cabeza porque aún sigo leyendo sobre ello, aún veo horrorizada la situación que mi país está transitando en cuando a diferencias de género, aún me siento juzgada de alguna forma.

Tuve miedo algunas veces durante el camino, claro que sí; me asusté varias veces, lloré muchas (a decir verdad, soy bastante llorona pero me ayuda a descargar y seguir adelante), me quise rendir en alguna oportunidad. Pero eran los miedos normales de cualquier persona, hombre o mujer. No voy a permitir que una diferencia genética defina mi vida.

Los sueños no saben de diferencia de géneros ni de estigmas sociales.

Hoy mi sueño es este y mañana no sé, pero estoy segura de que también voy a dar todo para alcanzarlo. Hoy parte de mi sueño incluye explicar con fundamentos porqué viajo sola a todo el que me lo pregunte e incentivar a todo el que quiera hacerlo a que se anime.

Todas las excusas no son más que eso, excusas. Razones que inventamos para mantenernos en la zona de confort. Que no tengo plata, que nunca viajé antes, que no sé ingles, que voy a extrañar, que tengo miedo de que me pase algo.

Spoiler alert: te va a pasar algo; de hecho, te va a pasar de todo, te van a pasar cosas que jamas vas a olvidar. Cosas buenas y otra no tanto, pero de eso se trata.

Viajar sola

¿Te imaginás cómo sería el mundo si todos estuviésemos dispuestos a cumplir nuestros sueños? Suena loco, suena utópico, pero eso es porque idealizamos al concepto de “sueño”. No tiene porqué ser algo grande ni único, simplemente es aquello que cuando cerras los ojos te podes imaginar haciendo. Si tras hacer este ejercicio pudiste verte dentro de la vida que queres, estoy segura que en esa milésima de instante lo que te definía no era ser hombre ni mujer.

Entonces, ¿Porqué en la “vida real” dejamos que ésto nos marque, nos defina? ¿Qué pasaría si mañana salimos a la calle sabiendo que las cosas malas pasan, pero que no nos vamos a dejar intimidar más sólo por el hecho de ser mujeres? Intentémoslo. Está en nuestras manos terminar con el cuento de héroes y princesas. Si sos de las que se levantan todas las mañanas y salen a enfrentar la vida, eso te hace héroe por más maquillaje que tengas puesto.

Viajar sola

Ésta loca viaja sola porque es su forma de decirle al mundo que es el siglo veintiuno, que ya nos enteramos de que todos tenemos los mismos derechos, que vamos a aprovechar nuestras oportunidades y que no le tenemos miedo.

 

5 Replies to “Ésta loca viaja sola

  1. desearía ser la mitad de lo valiente que sos. Admirable todos los dìas. Para compartir una y mil veces. Un abrazo enorme que te envuelva en donde estes. Te queremos mucho, loca solitaria !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *